Otoplastia.

Por Otoplastia se entiende aquella técnica quirúrgica que lleva las orejas de soplillo o las orejas grandes a una posición más próxima a la cabeza, o bien que consigue disminuir el tamaño de las mismas, cuando éste es extremadamente grande en relación con la altura de la persona, el sexo y la edad.

La otoplastia es una intervención que se realiza en el quirófano de un hospital, y aunque en general no es necesario pasar ninguna noche ingresado, a veces, el tipo de anestesia utilizada requiere hospitalización.

Aunque la operación de orejas que más se demanda es la corrección de las orejas de soplillo, principalmente por niños y adolescentes, debido a la vergüenza que para éstos supone al enfrentarse con otros niños en el colegio, existen otros problemas para los que la otoplastia es una buena opción.

Es el caso de “las orejas gachas”, que son aquellas en las que la parte de arriba está doblada hacía abajo, las orejas extremadamente pequeñas, las orejas que presentan algún tipo de deformidad o aquellas que tienen los lóbulos grandes. Con la cirugía de orejas también es posible “fabricar” una oreja nueva para personas que hayan nacido sin ella o para aquellas que debido a algún accidente las hayan perdido.

Aunque, en la mayor parte de los casos, solo una de las dos orejas tiene un aspecto anormal, se operan las dos para que el resultado quede lo más natural y simétrico posible.

Free WordPress Themes, Free Android Games